LA IMPORTANCIA DE LAS HECHURAS

 Que sí, que todos sabemos que en Madrid han salido toros enormes de diversas ganaderías y encastes embistiendo con todo, y que en el bous al carrer muchos tienen la máxima de "ande o no ande caballo grande", pero ayer en Culla, el que embistió de verdad fue el de mejores hechuras.

"Equivocado" era un taco de toro, un zapato, de la ganadería de Yerbabuena de la línea Domecq de esta vacada. Hecho para embestir. Y así fue, nos dejó los mejores momentos del día. Franco, alegre en sus arrancadas y noble, aunque en ocasiones se quedaba algo cortito. Los recortadores allí presentes disfrutaron con él, si bien es cierto que en una de sus embestidas se hizo algo de daño en la pata izquierda. Se resintió en el resto de su actuación. También lo probaron en las telas y respondió de bandera. Por la noche realizó buena embolada, fue a todo y pidió guerra a los allí presentes.

Digna de mención también la historia de este astado. Se anunció en un primer momento en Moncada al principio de 2020. Por un desencuentro con los organizadores, no se lidió finalmente. Luego vino toda la pandemia y en este 2021 estaba anunciado en Vilafamés. Tampoco pudo lidiarse por recibir durante el apartado una pequeña cornada superficial de uno de sus hermanos. Finalmente ha acabado en Culla con final feliz, lo que es el destino...













Los otros dos astados, un lucero también de Yerbabuena y otro de la ganadería del Conde de Ruiseñada, poco dijeron. El de Ruiseñada fue pegador en barrotes y no acababa de desplazarse al quiebro. El lucero realizó una salida vistosa, pero luego muy suelto, siempre busco cobijo en la calle. 

Ambos eran de hechuras mucho más bastas y grandones, de ahí lo que comentábamos al principio, las hechuras, se quiera o no, importan.














Comentarios

Entradas populares