ALEGRÍA, LA BRAVURA EN SU MÁXIMA EXPRESIÓN

"Era todo bravura y todo corazón, lo daba todo, nunca fallaba. Recuerdo una noche en Silla y otra en Montroy que estuvo espectacular, y una tarde en Cheste. Las rememoro y se me pone la piel de gallina. También recuerdo las subidas en La Vall que fueron de escándalo. Siempre prefería que se luciera la vaca antes que yo. Y tampoco me gustaba que se hiciera daño. Intentaba darle terreno y entrar en los barrotes para que la vaca rematara bien. Era muy muy rápida. Yo estaba loco con la vaca, enamorado de ella. La que más me ha hecho disfrutar y la que más me ha transmitido. Es difícil encontrar una vaca que vaya a todo, que remate una y otra vez, ese galopar dándole terreno. Para mí de las mejores vacas, tenía gran corazón y sobre todo, la entrega. Hay que agradecerle a Jose Vicente el habernos dado este animal para poder disfrutarlo. Ahí están las ovaciones que se ha llevado la vaca, la trabajara yo o cualquier otro". 

Que mejor manera de comenzar este reportaje que con estas palabras sobre la vaca Alegría de Jose Vicente Machancoses del recortador Diego Sedeño, uno de los que mejor la entendió y más veces la trabajó. No hay mejor reconocimiento para un bravo que el de alguien que se ha puesto delante. Enormes palabras que dejan constancia de lo que ha significado en el mundo del bou al carrer

Lo que más le entusiasma a Jose Vicente después de la muerte de Alegría, es el aluvión de elogios y publicaciones en redes sociales que ha recibido de muchos aficionados. Uno de ellos, David Aucejo de Canet, nos habla sobre ella:

"Alegría, nº 41, hija de Pocapena. Su madre una de las mejores vacas de la época de transición, pegaba igual que la hija, pero en los últimos años se vino un poco a bajo. La primera vez que vi a Alegría fue en San Jaume d'Enveja, según tengo entendido, fue su segunda salida, la primera fue en Silla. Fuimos allí porque nos dijeron que la vaca era muy buena y ¡buaah! en cinco minutos levantó la plaza literalmente. La vaca volaba, se tiraba encima de los carros detrás de los que había por allí, totalmente loca. Ahí dije yo, menuda vaca hay aquí. De ahí ya fue a La Vall d'Uixò. Y me quedo con esta como su mejor actuación, el día que se clavó dentro de la fuente. Y el detalle cumbre fue cuando salió del banco. Estuvo dentro mucho tiempo peleando para salir, se hizo mierda. Y cuando salió, se fue detrás de un tio hasta la fuente a muerte. Fue un detallazo y la plaza se levantó en pie. Fue siempre a más. La vaca tenía algo muy bueno, que nunca fallaba. Diríamos que tuvo dos etapas, de más joven era pegadora, subidas a matar a la pirámide, banco o tablao. Y la segunda conforme se hizo mayor fue una vaca de pegar, de rodarla e irse hasta los palos a matarse. Una vaca brava, vamos. "

Alegría. Foto: Marzá.

Todos coinciden en una palabra: bravura. Y lo que más le gustaba de ella a su dueño era la forma de transmitir, de arrancarse, de llegar, no se dejaba nada dentro, era puro corazón y entrega. Nos recuerda emocionado, el porqué esta vaca era su ojito derecho y ha significado tanto para él. Nació un 6 febrero de 2005, y dio la coincidencia que ese mismo día falleció su padre, Vicente Machancoses. Coincidencias de la vida, cuando te quita algo tan preciado te da ese estupendo regalo. Cuando nació era una becerra muy bonita,  " ¿que no me darás una alegría?" - se dijo Jose Vicente-, y de ahí le puso el nombre. 

"Ha significado todo para mi, llegó en un momento que yo no tenía nada, la gente ya empezaba a desconfiar de mí, decían que ya no habían buenos animales en mi casa, y fue la que dio el punto de salida"- nos comenta Jose. 

Cuando creció un poco se fue afeando, era una cosa rara, con los pitones naciéndole hacia atrás, e incluso pensó en quitarla. La primera vez que la probó de becerra fue en la placita de Gregorio de Jesús, allí estaba Manolín y nada más salir se plantó en el medio y se le pusieron todos los pelos de punta, toda erizada y casi de puntillas sobre sus cuatro pezuñitas. Jose nos cuenta: "Le dije a Manolín, déjala, no le digas nada, solo sácale la mano por encima del burladero, a ver que hace. Nada más vio la mano menearse, se arrancó y se tiró volando. Ahí fue cuando dije que lo de esta vaca no era normal". 

Alegría de novilla en los corrales de Picassent.

De las primeras actuaciones destacadas fue la que ha recordado David en San Jaume d'Enveja en el año 2008. Algunos testigos de aquella tarde, nos dicen que uno de los detalles que les impactó es que cogió una nevera que estaba dentro del recinto y estuvo dándole cornadas casi durante un minuto sin tocar el suelo con mucha fiereza. 

Uno de los que estuvo allí fue Iván Beser, que recuerda de esta manera a Alegría: "Desde mi punto de vistas, pocas habrán tan honradas como ella, siempre ha dado el cien por cien. La primera vez que la vi fue en San Jaume d'Enveja y fue espectacular, estaba con Salva. Recuerdo que se enceló con una nevera y se paseó dándole cornadas. También me viene a la mente una gran actuación en Peñíscola. La última vez que la vi fue en Les Coves, no es una plaza de grandes aficionados, pero recuerdo que se llevó una gran ovación al ser encerrada. Remató muchísimo, nunca se me olvidará".

Alegría en San Jaume tras Iván. Foto: David Aucejo.

Poquito a poco la vaca fue cogiendo ritmo, se sucedieron las grandes actuaciones, Silla, Alzira, Montroy... "La vaca desde el primer día todas sus salidas han sido sensacionales, dándolo todo, entrando a cero sin dejarse nada. Y a veces la cerraba antes porque pensaba que se moría. Había mucha gente que me culpaba de estimármela mucho, de cuidarla demasiado. Me quedo con unas palabras de mi tío Fernando, de la forma que tenía de cuidar a los animales. Tenía una vaca que se llamaba Solitaria, la cabeza está en su casa, y sus palabras fueron: antes se murió la Solitaria que la llevé a un pueblo que yo no quería. Pues lo mismo con Alegría. Mucha gente me decía que la cuidaba demasiado, pues a lo mejor si no la hubiera cuidado tanto, no hubiera aguantado tantos años" - nos cuenta Jose Vicente, que afirma también haber tenido discusiones muy grandes por la vaca, incluso dentro de casa con su suegro, porque le decía que la trabajara más. 

De la tarde de Peñíscola que comentaba anteriormente Iván, Jose Vicente nos relata una curiosa anécdota:"Después de las dos primeras vacas, un hombre de allí maravillado me dice que había venido a ganar, que que me quedaba en el corral. Habían salido ya Villana y Engañosa, y me dijo que mejores vacas que esas, no verían en toda la semana. Era la media parte y dentro del corro quedaban Alegría, Maniática y Chiquilla. Va y salen las tres y hacen tal recital, que coge el hombre conforme yo ya me iba y me dice que estaba muy muy enfadado conmigo, porque sabía lo que tenía ahí dentro y no se lo había dicho. Claro, como le voy a decir a este hombre que lo que quedaba en el corral era mejor que esto, si estas tres primeras me ha dicho que es lo mejor que ha visto en su vida... Hubiera sido muy chulesco por mi parte decirle que lo que quedaba era aún mejor."

Alegría en Peñíscola

Llega el 2010 y comienza el binomio Les Penyes-Alegría. Era el segundo año que Jose Vicente iba en solitario al prestigioso concurso, lo ponen el primer día y llegan a la séptima vaca con cien puntos, solo quedaba una. Alegría estaba en el corral pero en un principio iba de regalo. El chico que le ayudaba a Jose le dijo que porque no la echaban al concurso, sabía que igual se iba a deshacer. El ganadero estaba dubitativo por su tamaño pero finalmente accedió y la cambiaron. Nada más salir, la silvaron porque era pequeña, pero al poco cambiaron las tornas, empezó a pegar en barrotes y a darlo todo y dio un auténtico recital. "La vaca se puso en el bolsillo a la gente, hizo una actuación memorable, costará ver una igual. En el momento que yo salgo con el manso a la plaza y llamo a la vaca que se encontraba en la fuente, ella baja, y todos a una aplaudiendo de pie, todavía se me ponen los pelos de punta. Ya me pueden dar ovaciones que como aquella ninguna, de esas que te llegan al corazón" - nos cuenta emocionado Jose. 

Aquí empezó una relación estrecha, ganó el premio a la mejor vaca, y al año siguiente repitió trofeo. Al respecto nos comenta "Como lo definí en su día, el binomio Penyes-Alegría es el sentimiento por ambas partes, tanto Les Penyes, como la familia Machancoses, que nosotros hemos sentido por un pueblo, y que un pueblo ha sentido por unos animales de nuestra casa. Solo se puede decir esa palabra: sentimiento".

Alegría en Les Penyes. Fotos:Marzá.



El ganadero también recuerda grandes actuaciones en Jérica, Navajas, Segorbe, en la Pascua de Onda, Picassent, Bugarra, Alcàsser, Montanejos y Santa Bárbara. De la última actuación en esta localidad de Les Terres de l'Ebre, el recortador Julio Pérez nos relata: "Me quedo con el año de Santa Bárbara porque la vaca ya tenía más edad y llevaba un tiempo que le costaba subir a la pirámide. Lo intenté a la carrera y la vaca respondió y realizó una gran subida. Puedo decir que es la última que se le realizó con los dos pitones, ya que al poco, se rompió uno en Les Penyes. También recuerdo las extraordinarias actuaciones en Montroy y las grandes ovaciones, no falló en ninguna, ganando a mejor vaca varios años".

Una lástima que se rompiera el pitón, pero son cosas que solo pasan a las bravas y a las que rematan de verdad. En cambio, en el corral era un borreguito, nunca hizo ninguna cosa rara, podías ir tranquilamente al lado de ella. Eso sí, al entrarla en las corraletas y apartarla, se transformaba.

Secuencia de la subida de Santa Bárbara



La vaca crió dos años solamente. El primero le robaron el becerro al ganadero y justo vio a los que lo estaban haciendo y finalmente lo dejaron escondido. Jose Vicente lo encontró y se lo volvió a llevar a la madre, pero ésta lo aburrió y no salió para adelante. Al año siguiente, se le murió la cría congelada de frío, hizo un día muy malo, con mucha lluvia. A partir de ahí ya no se quedó preñada. "Tengo una hermana de Alegría, la vaca Alicantina, a la que sí que he podido sacar descendencia. No es como la hermana ni mucho menos, ni se le arrima. Pocapena también sacó un hermano de Alegría, pero no fue bueno" - nos cuenta Jose de la familia descendiente de Alegría.

Otra interesante historía que nos narra el ganadero es el intento por parte de Ángel Roser, de comprarle la vaca. Una persona con la que les une una estrecha amistad. 

"Vino un día Ángel Roser, y me dijo que si quería de la Alegría tenía 6.000€. Yo no le hice ni caso y seguí a la mía. Y me volvió a decir: 

 - Oye! por si no los has oído, 6.000€ tienes de la vaca. 

Y al final me lo volvió a decir cuando ya se iba, y le dije: 

- Ángel, me lo has dicho tres veces, y todavía no he girado ni la cabeza. 

Es parecido como cuando a mi padre y a mi tio les ofrecieron un montón de dinero por la Pequeña y el Peregrino, y las palabras de mi padre fueron:  

- ¿Si tú los tuvieras, los venderías?". 

Al hilo de estos dos grandes animales de la M, Jose Vicente no duda en decir que tanto Alegría como Maniática hubieran estado a la altura de aquel conjunto de vacas de los años 90. Las dos podrían haber entrado en aquel corro. "Aquellas fueron muy grandes vacas, pero estas no hubieran desentonado", afirma.

La cabeza de Alegría ya tiene su sitio guardado, el ganadero la disecará y colocará entre Coqueta y Alicantina. Menuda alineación tendrá en el comedor de casa: Coqueta, Alicantina, Aldeana, Faraón, ahora se les sumará Alegría, y cuando fallezcan, Maniática y Luchadora. De las tres vedettes, nos dice que se queda con Alegría, siempre ha sido su preferida por todo lo que ha representado.

Alegría ya con el pitón partido. Foto: David Aucejo.

La última actuación fue en 2019 en Benigembla, el año 2020 no trabajó y ahora en abril de 2021 fue cuando falleció. "Yo la veía mal, todo el invierno ya la veía floja, que le pegaban. Y cojo y el lunes de Pascua, estoy dando de comer y veo a la vaca y hablo con el chico que me ayuda y le digo que prepare los corrales que íbamos a subir la vaca, que no está bien, o se muere o la pinchamos o algo tenemos que hacer. Subimos las vacas y ella se quedó tumbada. Bajamos con los mansos y con la ayuda de mi hermano, subimos poquito a poco a la vaca, ella fue subiendo, desde el final de la finca hasta arriba. A un metro de la puerta, yo llorando porque sabía ya que era el final de la vaca, y va y mi hermano le dijo:

- Con todo lo que has hecho, todavía tendrás cojones conforme estás, de llegar hasta arriba del corral.

Y en ese momento se desplomó la vaca, me emociono solo de contarlo. Por ello, no entiendo a la gente que nos critica, que dice que no estimamos a nuestros animales... Esto es algo fuera de lo normal. No entiendo como hay gente que no nos conoce, que no sabe como nos estimamos los animales, como nos pueden criticar" relata Jose Vicente entre lágrimas. 

Antes de finalizar el post, me gustaría contarles la ascendencia de esta vaca y con ello recalcar la importancia de la reata y procedencia de las familias. 

La madre era Pocapena nº 62, salió en los años posteriores de la tuberculina, muy brava, en compañía de Estrellita, Cariñosa, todas aquellas vacas que lucharon por subsistir cuando mataron los ganados, y tuvieron que cargar con todo, asumir ellas todo el trabajo y la responsabilidad. Tenía un trabajar similar al de Alegría, pero con la edad se hizo más reservona. Ahí queda la actuación que dejó un año en la Pascua Taurina de Onda, o el día que se rompió el pitón en Foios; como la hija, pegaba muy fuerte.

Pocapena nº 62

El padre era el toro Modisto nº 44, y según nos dice Jose Vicente, no se llegó a ver todo el potencial de él. Tuvo una lesión en una mano  y cuando salía no llegaba a emplearse todo lo que él quería, y le costaba recuperarse. "El 22 de mi primo fue extraordinario, no sé si el 44 de encontrarse en plena facultades hubiera llegado a ser lo mismo, pero se le hubiera arrimado. El mío en los corrales tenía más mal genio que el 22, tenías que ir con mucho cuidado, era tipo el Peregrino, tenías que ir con cuatro ojos" - relata el ganadero.

Modisto nº 44

Si nos rememoramos hacia atrás, el abuelo materno fue el Peregrino, y el paterno el Faraón, casi nada. Su abuela materna la Modista 26, una vaca que personalmente me encantaba. Si observamos sus bisabuelos, por parte de padre, Carbonero de Roser, que venía del toro Mijares de Los Chatos de Torreblanca, Faraona, una vaca con el hierro de Rogelio Martí, Señorito 26 y la gran Alicantina - que era nieta del toro Cubano de Los Chacales. Por vía materna, Perezoso 92, buen semental de la M y padre de la Pequeña, la ya nombra Faraona, Peregrina y Favorito, última cría del toro Cubano en casa Machancoses. 


Ves como van pasando generaciones y lo que realmente sale bueno siempre viene de animales que han sido extraordinarios. Que interesante este mundo de la genética y la bravura. Y más aplicadas al ganado de corro. Al contrario que el de lidia, que lo debe dar todo en 20 minutos, estas vacas y toros llevan a sus espaldas numerosas salidas, y siguen embistiendo con la misma entrega. Mérito de la selección y constancia de muchos ganaderos dedicados al festejo popular.  Buena muestra de ello es el apellido Machancoses, que tantos animales bravos nos han ofrecido a todos los aficionados.

Y al final, cuando una vaca es brava de verdad, no hay discusión, pone de acuerdo a todo el mundo. Y Alegría lo ha sido, y así ha conseguido que todos la reconozcamos como una vaca que ya pasa a formar parte de la historia de esta apasionante afición. 

 "Tendremos que volver a poner la maquinaria en marcha para sacar una o dos como ella" nos dice Jose Vicente para finalizar la conversación. Esperemos que así sea y que todos podamos verlo.

En nombre de todos los aficionados, ¡gracias por criar una vaca como esta!


Comentarios

Entradas populares