EL SUEÑO DE CUATRO JÓVENES Y EL RETORNO DE BENASSAL A SUS RAICES

 Todos hemos soñado con vestirnos de luces cuando éramos niños. Y hemos bordado el torero de bien pequeños con la primera tela que nos encontrábamos. Yo mismo de bien chiquito daba verónicas a diestro y siniestro con un trapo de cocina como si no hubiera un mañana. O de más mayor simulaba junto a mi primo Santi una corrida de toros con unas toallas redondas a modo de capote que luego convertíamos en muletas con un trozo de rama como estaquillador. ¡Que tiempos aquellos!

En un mundo en el que los sueños de los niños están más dirigidos a ser youtubers que toreros, llama la atención que en las Escuelas Taurinas siga viva la llama de nuestra fiesta. Que varios jóvenes quieran seguir luchando en este mundo tan complicado y tirar para adelante con todas las trabas que se han encontrado y se van a encontrar. Es digno de admiración, por lo menos para mí, y merecen todos mis respetos. 

El domingo pasado en Benassal dieron muestra de esta lucha constante cuatro de ellos de la E.T. de Castellón: Jorge Rivera, El Ceci, Aarón Rull y Javier Aparicio. Cada uno con lo suyo, con su personalidad, sus virtudes y sus defectos. Sus oponentes, unos erales bien presentados de Los Maños, con las dificultades que entraña el encaste al que pertenecen. 

Jorge Rivera es el más toreado, se le nota en su firmeza. Tiene buenas dosis de valor y anda muy bien delante de la cara del novillo. Esperemos verle pronto dar el salto a las picadas. También tiene su genio,  no compartió el premio que le otorgó el Club Taurino Manuel Molés, hizo claros gestos de negación cuando dieron el resultado y se fue bastante cabreado de la plaza. 









La languidez de El Ceci es algo que llama la atención y se ve reflejada en su toreo. Todo con extremada belleza y suavidad, pero muy tenue, sin acabar de creérselo. El día en el que le ponga más fibra y se convenza a sí mismo, la cosa cogerá altos vuelos. El don del temple y de ralentizar las embestidas lo tiene. Hoy dejó pasajes de muy buen trazo la verdad.







Aarón Rull es todo actitud. Está claro hacia donde va encaminado su estilo, un torero más de poder y valor que de extremada estética. Hoy le tocó en suerte al peor de Los Maños. Nunca humilló, distraído, sin fijeza, mirón y sin poner las cosas fáciles. Le dio varios revolcones, pero nunca se achantó el de Culla.







Primera vez que veía a Javier Aparicio y se notó su bisoñez. Nos encandiló con unas verónicas de recibo con cadencia y buen son. Con la muleta hay muchas cosas que mejorar. La intención es muy buena, un diamante al que hay que pulir, y que de buen seguro su profesor, el señor Varea, trabajará para que mejore. 











De los novillos de Los Maños en términos generales como bien hemos matizado, no fueron la sopa boba. Todos mostraron explícitamente sus virtudes y carencias y mantuvieron la atención del respetable. La empresa organizadora del evento, Tauromanagement, eligió una ganadería que está actualmente en muy buen momento. Hoy me faltó un ejemplar bravo y entregado de verdad.

Dicha empresa intentó hacerlo todo dándole la máxima importancia posible para devolver a la Benassal más taurina a sus raíces. Enhorabuena por trabajar de esta manera. Los frutos se vieron plasmados con el "No hay billetes". El pueblo de Benassal, muchos aficionados de Castellón y alguno de Valencia se dieron cita en la Maestranza del Maestrazgo

Espléndido el ambiente que se creó en este entorno tan peculiar, con su idiosincrasia. Como espléndidos son los sueños que rondan las cabezas de estos cuatro jóvenes. ¡Mucha suerte en vuestro camino!

Comentarios

Entradas populares